Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Eva

El mundo era antiguo entonces.

Los bardos recitaban poemas aún no inventados

y las alas de la noche traían ecos lejanos,

ecos del centro de la tierra aún caliente.

Del mar surgió la hermosura,

un nuevo cielo con caderas de hembra.

Sus ojos de coral llenaban el mundo

mientras un sonar alegre,

de helechos y madreselva,

de retama y de olas,

recorría su cuerpo recién nacido

en aquella tarde de mundo antiguo.

El mundo era entonces

un vergel árido y adusto,

antiguo y aún caliente,

cuando naufragó su barco

frente a los acantilados tristes,

los tristes y solitarios acantilados de mi carne.

Y ella y yo creamos un nuevo mundo

en el alba púrpura del día siguiente...

No hay comentarios:

Buscar este blog

Archivo del blog