Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

domingo, 19 de abril de 2009




Calle Adriano en tarde de toros


El sol pinta las hojas de los árboles
con verdes de mil brillos distintos.
Caen las seis de la tarde
sobre el polvo del asfalto.
Al fondo, hacia el río,
tres largas palmeras asiáticas
simulan los mástiles de un barco,
falsa promesa de viaje marítimo.
El calor no agobia aquí fuera,
sí en los tendidos de dentro.
Ya son las seis y media:
dentro se oye la banda de música
que anuncia el rito sagrado.
Fuera, en la calle, explota la primavera
ajena a la fiesta del sacrificio.
En la acera de repente solitaria,
con mi entrada en el bolsillo,
contemplo el espectáculo gratuito
del ruedo solar, que pinta la vida
con su pincel de artista de siglos,
y me alejo al fin sonriendo.

3 comentarios:

José María JURADO dijo...

Y eso dieciséis días seguidos ¡es agotador!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bellos versos, muy descriptivos José Manuel.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

José María, hoy ha habido orejas...

Buscar este blog

Archivo del blog