Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

domingo, 26 de abril de 2009




Duda cruel

Cuando yo ya no esté,

¿quién irá a mi tumba a llorarme?

¿Irás tú quizás, con tu traje lavado

y tu cara de domingo,

con tus altas pestañas enredadas en viento,

o acaso también tú sufrirás por entonces

el olvido que es la muerte?

¿Quién se acordará de mí,

de mis gestos, mis palabras,

mi alto tono de voz, mis chistes

horrorosos e indecentes?

A quien vaya lo saludaré desde abajo,

sin levantarme,

le mandaré recuerdos,

le diré cuánto lo añoro,

aunque de él no me acuerde,

y le tiraré besos...

y le diré que no me llore,

que tampoco es para tanto.

Pero decidme, amigos, compañeros de vida,

¿quién irá luego a las tumbas

de los que irán a llorarme

cuando yo ya no esté,

cuando yo ya no pueda reírme con nadie

de los chistes horrorosos e indecentes?

1 comentario:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Un poema conmovedor y gracioso para un tema eterno. Me gusta. Quizá yo eliminaría los tres o cuatro últimos versos, donde se repite la idea. Pero el poema es estupendo.

Buscar este blog

Archivo del blog