Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

viernes, 24 de abril de 2009



Luz..., más Luz

Avanzó entre las filas con firmeza,

alta la frente, el gesto cansado,

hombre de Luz en la dorada mañana.

Él era Luz y lo sabía,

y los demás lo comprobamos

en el inconfundible brillo

de sus párpados entrecerrados.

Un murmullo recorrió la masa,

allí concentrada por motivo intrascendente:

“Es Luz quien avanza,

por fin nos han escuchado”.

Sin una sola palabra en sus labios

su sola presencia convocó ideas viejas,

mucho tiempo atrás oxidadas:

revolución, pelea, lucha,

utopías, rebelión, conciencias...

(carteles de agitaciones pasadas,

hoy ya en Historia convertidos).

No quería hablar y, sin embargo,

hubo de ser la palabra de todos.

Abrió nuestras míseras y frías almas

con el filo cortante de su discurso;

nos conmovió hasta lo más hondo,

y salimos a la calle deseosos

de cambiar hasta el color del cielo...

Una suave lluvia moja las aceras vacías.

El electricista camina,

lenta, fatigosamente,

bajo el sol apagado del ocaso,

hacia el calor ínfimo de su lecho.

Sobre el asfalto,

aún los restos de la verbena

en que convertimos

sus bienintencionadas palabras.

No hay comentarios:

Buscar este blog

Archivo del blog