Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

domingo, 31 de mayo de 2009


La ciudad invadida

De una inmensa sabana,

herida por el viento,

y de una inmensa selva,

llena de lianas y gritos salvajes,

tuve aquel sueño agitado.

El despertador (infame aparato)

me sorprendió aterido, gritando,

huyendo de la estampida de las gacelas

que llenaban las avenidas.

Una leona inmensa todavía me miraba,

tras un semáforo en permanente rojo,

como a un plato exquisito

que llevarse a las mandíbulas.

Cuarto de baño... Reloj... Televisor... Cocina.

Camino cansado por la calle:

un día más (o menos) que vivir,

quizá San Viernes.

De pronto, me paro. Miro alrededor:

no hay nadie. Soy un hombre solo,

de repente, en una ciudad inmensa,

extrañamente solitaria,

invadida, ocupada,

por una inmensa selva,

llena de lianas y gritos salvajes.

Y yo soy una gacela...

Y el semáforo se ha puesto en verde...

No hay comentarios:

Buscar este blog

Archivo del blog