Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

UNIVERSO



A la memoria de las víctimas de los atentados de París




   El universo, dicen,
se expande como una copa
de cristal llena de vino
que fuera arrojada,
en el inicio,
por mano poderosa
al suelo.
 
   En él viajamos todos,
los vivos
y los restos de los que vivieron,
en un discurrir eterno
de mezclas de partículas,
de carne, polvo y ceniza,
hijos del azar
y de sus secretas
trabazones.
 
   Todos somos el universo:
la hormiga que observamos
atónitos en invierno,
las fotografías de antiguas guerras,
el peso de los átomos de un cabello,
el esperma y el óvulo
que danzan la sempiterna
polca del inicio del tiempo…
 
   El tiempo, el tiempo, el tiempo…
 
   Nos hicieron seres hechos de tiempo,
brillos del fulgor de una mano
que arrojase hace mucho
una copa de cristal con su vino
al frío suelo,
al oscuro fondo
del inasible tiempo.
 




 

 

1 comentario:

Jesus Cotta Lobato dijo...

Me uno al homenaje de tu bello poema. La última estrofa es estupenda.

Buscar este blog

Archivo del blog