Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

SONETO DE LAS DOCE UVAS DE LA NOCHEVIEJA







   El fin de año se nos ha presentado

y con doce uvas celebraremos

la vida que por mucho gozaremos

y la que este año se nos ha dado,

 

   el recuerdo feliz de lo pasado,

el asombro ante el mundo que tenemos,

la barca de la vida y los dos remos

con que el río de nuevo hemos cruzado.

 

   La Tierra, ajena a humanos desvelos,

sigue su curso por el universo

y nosotros, en un ritual eterno,

 

   con doce uvas, mirando a los cielos,

brindaremos buscando el hondo verso

que nos libre del fuego y el invierno.

 

domingo, 27 de diciembre de 2015

EL ASOMBRO







   A mi compadre Alonso Coca,
buscador de asombros y autor de la hermosa
fotografía de arriba, publicada en su blog Miradme al menos

 
 

   El brillo de la luz en una copa;

la sonrisa franca e inocente de un niño;

el arrebol de una nube baja en el ocaso;

la fresca brisa de la amanecida;

el hondo latido del cuerpo amado

tras la cruel batalla del tálamo;

el profundo silencio de un ancho río;

la fronda, verde y espesa,

de un bosque en medio del llano…

 

   El pálpito de cada instante,

apresado y degustado

por las manos y los ojos

de los inciertos viajeros que somos…

 

   Los colores, el alimento,

las sendas ocultas,

la maravilla de cada página,

el misterio de lo que ha sido

y el de lo que no será vivido…

 

   La vida, en fin, que pasa

como un atestado carromato

de cómicos que ríen y lloran

al mismo tiempo.

 

   Hoy quise honrarte,

asombro, vida,

asombro de estar vivos,

asombro de no estar muertos.

lunes, 21 de diciembre de 2015

SED DE DIOS










   A veces me incomoda que, en el fondo, desconozcamos totalmente Tu esencia, Tu verdad última, Señor, Padre misericordioso.

   Es la nuestra una vida que discurre, entre dos nadas, en busca de sentido, en busca de Ti, ser extraño a nuestra carne de simios con ciertas luces.

   ¿Quién eres? ¿El hacedor del tiempo, el mismo tiempo, la nada, el vacío...? Son éstas preguntas sin respuesta que acosan el fondo de nuestras vidas. Tu silencio nos aplasta.

   Ser y no ser nada, esta es nuestra incierta esencia de humanos.

   Somos pero no admitimos el dejar de ser, y por eso Te buscamos, Dios, cada día, en cada uno de nuestros cotidianos rituales (fregando los platos, leyendo en el tren, hablando en conversaciones de temas intrascendentes que evitan nombrarte...).

   Tú nos diste la vida y la lengua para nombrarte.

   Yo Te busco, Señor, cada día, con los brazos abiertos hacia el aire fresco del atardecer.

   No sé si, cuando muera, estarás a mi lado para abrigarme. Pero sí sé que es hermoso, aunque no existas, nombrarte, Dios, decir Tu nombre, lo cual es ya encontrarte, recoger Tu fruto a manos llenas.

 

martes, 15 de diciembre de 2015

NATALIS SOLIS INVICTI








   Parad, dejad por un momento



el tedio de las discusiones,


las compras sin medida,


el brillo del oro en los vestidos,


las lecturas insustanciales,


el dinero con sus miserias,


el dolor por el tiempo ido...




   Parad, dejadlo todo


y venid a adorar conmigo


a un niño, Dios con nosotros,


que hoy es nacido


en cuna humilde y prestada.




   Es nacido en medio


del ruido del mundo,


de las guerras, del odio,


de las luchas por el crudo,


de las batallas religiosas,


de la locura del hombre...

   Parad, quedad quietos,


pues hoy está Dios con nosotros.


Adoremos la luz y hermosura


de sus bellos labios,


hoy sellados por el sueño,


que pronto serán anuncio


del gozo y de la promesa


de Su palabra eterna.




   Ved que, allá en la altura,


el sol, quieto e invicto,


vuelve a nacer,


de nuevo,


entre nosotros.



Buscar este blog

Archivo del blog