Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

martes, 2 de febrero de 2016

IN VINO VERITAS




A Ismael Yebra, su mujer y sus amigos umbreteños, por habernos acogido con muchísimo cariño en su casa

   El mosto, vino joven,
claro ya en enero,
nos esperaba en sus botas
deseando lo viéramos.

   En la pared colocadas
las fotos de la vendimia,
enmarcados los rostros
de quienes sacan jugo a la viña.

   De comer, papas con chocos
o chocos con papas
(que para el caso es lo mismo),
regados con catavinos
con el fruto de la tierra.

   Y hablar, hablar de todo
y de nada al mismo tiempo,
celebrar haber nacido
y estar vivos y sintiendo.

   Compartir estos instantes
es buscar a Dios en la belleza
de una hermosa copa
de lo mejor de Naturaleza.

   Y de pronto, al fondo,
un señor con gorra
nos mira, se descubre,
va a cantar, pide permiso:

   ¡Qué bonito es el fandango
al amanecer el día
en el silencio del campo
cuando voy de cacería!

   Unos tragos de aguardiente
con agua de manantiales…
¡Ay, si supiera la gente
esos ratos cuánto valen!

   Y se inicia una retahíla
de fandangos de Huelva,
al final siempre rematados
con la misma cantilena:
¡Qué bonito es el fandango
Fandangos de cacería…

   Compartir de verdad,
cantar de verdad,
reír de verdad,
soñar de verdad.

   In vino veritas,
decía el viejo poeta.
El pueblo de Andalucía,
sabio pueblo antiguo,
guarda sus mejores coplas
para los momentos mejores.

   La verdad, nacida del vino
y del fondo de profundas gargantas
sale al aire de la tarde fría
y duele por su belleza,
añuda la garganta.

   Cuando, finalmente,
uno quiere cantar alguna copla,
algún tango o chirigota,
ya el recuerdo ha teñido
de humedad los ojos
y el corazón de nostalgia.

   Entonces, al caer la tarde,
casi al final de la velada,
comprende que las mejores coplas
son las que uno deja de cantar
y guarda en lo más profundo
de su alma renovada
por el mosto,
rico, hermoso,

dulce mosto del Aljarafe.

No hay comentarios:

Buscar este blog

Archivo del blog