Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

domingo, 6 de marzo de 2016

A LOS SEÑORES DIPUTADOS DEL PARLAMENTO ESPAÑOL







A mis queridos amigos "mercuriales", que tanto valoran la palabra




    Perdonen si les ofendo,
pero de nada se enteran
sus señorías:
el paro no es una palabra
en un informe,
sino legiones de niños llorosos
sin pan ni leche ni alegría.

   ¡Qué pena de parlamento,
convertido en colegio
de niños díscolos,
revanchistas,
amargados,
resentidos…!

   Es triste,
pero es lo cierto
que de nada se enteran
sus señorías.

   En su jaula de grillos,
ofenden con su falta de acuerdos
la confianza que en ustedes
deposita el soberano pueblo.

   Y hablan de la guerra de sus abuelos,
de terrorismo,
de antiterrorismo,
de sangres vertidas hace tiempo
que no levantan farolas,
que no construyen puentes
que no dan leche a un niño hambriento.

   Asco, asco me producen
sus miserables disputas,
sus ganas de batalla,
su falta de dignidad y cordura,
su falta de despertares,
en la fría madrugada,
para levantar a España.

   Y mucho tecleo
en sus móviles humeantes
de última moda
para maquillar su carencia
de valores humanos
y su olvido de épocas,
no muy lejanas,
en que muchos políticos,
que hablaban sin tiempo
y sin ayuda de papeles,
tenían como meta primera
saciar a los hambrientos
de pan y cultura.

   No olviden,
por último,
sus señorías,
que muchos de sus votantes
aún valoramos
la sagrada misión de sus palabras.

   He dicho.

No hay comentarios:

Buscar este blog

Archivo del blog