Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

lunes, 16 de mayo de 2016

FLORES DE LA VIDA







   No puede ser y lo sabes:
que la flor del pensamiento
dura muy poco en la maceta;
que un infame velo blanco
cubre al fin la piel de la naranja;
que nos espera,
tras el camino de la vida,
la odiosa muerte;
que mis versos
serán olvidados
en pocos años…

   No puede ser, amiga,
y lo sabes:
no podemos dejar congelado
cada hermoso instante
de la existencia,
porque la vida,
como un profundo río,
avanza inexorable
hacia el acabamiento
en el mar insondable.

   Sin embargo,
también nosotros,
como la flor del pacífico,
dictamos lecciones
de belleza
a cada instante.

   Al final está la muerte, sí,
eso ya lo sabemos, pero…
¿qué importa en el fondo?
¿Para qué tantos temores,
tanto agobio sin sentido?
¿Querríamos acaso
vivir para siempre?

   Seamos actores
(a veces cómicos,
otras, dramáticos)
en el hermoso teatro
que Dios ha procurado
para nosotros.

   Vivamos, pues,
cada día
convencidos
de que no existe 
mejor momento
que el presente;
de que no hay mejor sitio
que este de ahora;
de que no hay mayor gozo
que el de seguir vivos,
y de que vivir consiste,
ni más ni menos,
que en llenar la memoria
de nuestros días
de alegría serena
y de belleza,
hermosa belleza
que siempre,
querida amiga del alma,
nos alimenta

y vivifica.

No hay comentarios:

Buscar este blog

Archivo del blog