Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

sábado, 17 de abril de 2010






La ilusión ha de arrojarse siempre con paracaídas.

**

En el pueblo cohabitan dos sentimientos: el ansia de libertad y la necesidad de orden. Son sentimientos contradictorios, pero muy próximos: esto se explica cuando recordamos cuántas revoluciones han acabado en dictaduras sin solución de continuidad.

**

Todos los canallas de este mundo pierden la gran oportunidad de conocer de verdad al ser humano, de conocer el corazón generoso y noble que late tras los malos gestos o la iniquidad más execrable, ese corazón que late, incluso, en el interior de ellos mismos.

**

Los cobardes han hecho también las guerras, aunque no nos las hayan contado. Sin embargo, tienen derecho a formar familia, ¿no?

**

En realidad, el único adversario temible con el que toda persona se ha de enfrentar es la señora de la guadaña. No obstante, como aparece al final de la película podemos ser los protagonistas hasta entonces.

**

Vivir para contarlo: ¿acaso hay dos actividades más próximas y coligadas que éstas? ¿Se puede vivir algo sin contarlo o contar algo sin vivirlo y sin que resulte artificial?


No hay comentarios:

Buscar este blog

Archivo del blog