Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

lunes, 4 de octubre de 2010

El autor se lava los dientes (en monólogo interior)

Mala cara todavía. Debo comer más; últimamente escribo demasiado y no me cuido mucho. Pasta, cepillo, vaso de agua..., me gusta lo que he escrito, pero lo último..., eso de que en/con la muerte se paga toda la vida..., no sé, frotar los dientes, arriba y abajo, desde la encía hasta el diente, delante, detrás..., no me convence..., bueno, al fin y al cabo es lo que opina el compañero del protagonista..., arriba, abajo, enjuagar..., en el concepto que éste tiene de la muerte no entra pagar nada porque hayas sido de una u otra manera, delante, detrás, la muerte en aquel sitio es igual de desesperante para todos,... beber, escupir, frotar,... no hay un premio, un pago, una bula de salvación eterna allí abajo, delante, detrás, arriba, abajo, ...todos sufren aquel calvario del pensamiento...beber, escupir, bueno... lo dejaremos así, me gusta, mañana lo releeré, secar cepillo y boca, apagar luz, hasta mañana. Tras el embozo de la sábana: todos sufrimos, todos morimos, así que ¿para qué escribir monólogos interiores o cepillarse los dien-tes?..........................................................................................................................................................................

4 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Escribir, cepillarse los dientes: formas de purgar, de limpiar, de catarsis.
Un abrazo mercurial.

Capitán dijo...

Cuando a uno le gusta lo que escribe, da igual cómo se cepille los dientes.

Un abrazo

José María JURADO dijo...

Hacía tiempo, se echaba de menos.

José Manuel Gómez Fernández dijo...

Juan, Capitán, José María:
Gracias por leer estos restos de naufragio novelístico. Ya que al menos en su momento no pude publicar el texto completo (intitulado "Una novela imposible"), recogeré en una serie las partes más "blogueables" (¡anda!, ¡si acabo de inventar un nuevo "palabro"!) de dicha anti-novela, cuyo texto completo está en formato "embedit" publicado en mi blog (por si a alguien le interesa leerla).
Un abrazo mercurial y "bloguemio".

Buscar este blog

Archivo del blog