Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Lecturas de verano


   Siempre me ha encantado la sensación de libertad que provoca la lectura de las narraciones marineras, a pesar del ligero inconveniente de las salpicaduras de agua.

1 comentario:

L.N.J. dijo...

Ingenioso texto.

Por eso dejé de leer novelas de amor, a veces salpicaba Eros como lo hacía con Apolo. Aunque mirándolo bien, tiene su gracia.
Volveré a sumergirme, a ver qué salpica ahora.

Saludos.

Buscar este blog

Archivo del blog