Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

miércoles, 15 de enero de 2014

Mis escapadas




    Me recuerdo como un niño obediente, aunque (y en esto sigo siendo igual) ante situaciones de injusticia me rebelaba tanto en el colegio como en casa.
    En la escuela recuerdo que una vez estaba con mis compañeros en las pistas deportivas y mi maestro, Don Emilio Santos (q. e. p. d.) no me hizo caso al pedir yo una solución a un problema. Por ello, abandoné el grupo y me pasé el resto de la clase de gimnasia mirándolos a todos desde lejos. Al final de esa evaluación el maestro les comunicó a mis padres en el boletín de notas que yo a veces era un poco díscolo.
    Pero mis padres lo sabían, porque cuando cogía un berrinche tomaba pronto la puerta. Si era de día, huía hacia uno de los puntales del pantano El Zumajo y allí me recreaba en meditaciones hasta que el estómago empezaba a protestarme y volvía rendido y hambriento a casa.
    Una noche me enfadé mucho con mis padres (sobre todo con mi madre, que era la encargada de las broncas) y me encerré en mi dormitorio.
    Empecé a preparar mi huida, pero mi madre entró en el cuarto y yo me metí debajo de la cama. Después de mucho rogarme, accedí a salir, pero entonces ella echó mano al hatillo que yo había podido preparar: mi mochilita de Bruce Lee llena de lo imprescindible para iniciar una vida en solitario, o sea, un pantalón vaquero, un chaleco y una flauta.
    Pero mi espantada más célebre tuvo lugar en la playa. Mis abuelos maternos se quedaron una tarde en El Portil mientras mis padres, mis hermanos y yo fuimos a visitar a mis tíos Waldemiro y Lucía y sus hijos en Punta Umbría. Al llegar allí, entramos en una tienda y mi madre me negó un dulce que mis tiernos labios pidieron y me largué.
    He de decir en mi defensa que aquel “no” de mi madre fue el último de un número infinito de negativas, la gota que colmó el vaso de mi paciencia...
    El caso es que eché a andar en dirección a El Portil (que está a unos ocho quilómetros), dejando atrás a mi familia. Primero anduve por la playa, pero la marea estaba alta y el paso era trabajoso, así que decidí andar por el arcén de la carretera.
    Y allí fue donde una patrulla de la Policía Nacional me paró. No supe (o no quise) decirles dónde podían estar mis padres y mis tíos o mis abuelos, así que dimos vueltas y vueltas por Punta Umbría hasta que se hizo de noche. Cuando dimos con nuestros padres, tenían la angustia dibujada en sus caras. No hizo falta ninguna de las tortas que me dieron aquel día, porque para entonces ya me había dado cuenta de que podía escapar de los demás, pero nunca de mí mismo.
    Esa fue mi última escapada (de niño).


No hay comentarios:

Buscar este blog

Archivo del blog