Se muestran aquí unos textos misceláneos (diario, cuentos, reflexiones varias...) encontrados entre los papeles del periodista Pepeleche, quien decidió abandonar su confortable vida en busca de la iluminación en medio de las cumbres del Himalaya.

martes, 1 de abril de 2014

YA NO ENTIENDO NADA






Sólo sé que no sé nada (Sócrates).


    NO SÉ cuántas personas habrán visto ya el vídeo, grabado ilegalmente, en el que un profesor andaluz de enseñanza secundaria, intentando explicar su actuación en un examen y acosado por sus alumnos, pierde los nervios y sufre un ataque de ansiedad en plena clase.
    NO SÉ si esa imagen del profesor gritando como animal perseguido ha hecho reír a muchos, aunque desde luego a otros lo que nos ha provocado ha sido una pena infinita.
    NO SÉ si quien grabó esas imágenes era consciente de que había conseguido tener entre las manos unos instantes de las horas más bajas de una persona.
    NO SÉ si los padres del cámara alguna vez le habrán hablado del trabajo que les supone a muchos profesores (algunos de ellos con problemas psíquicos derivados del estrés de su trabajo) aparecer todos los días lectivos delante de sus alumnos para intentar enseñarles, con todo el arrojo y toda la valentía de que son capaces, una parte de lo que tanto les costó aprender a ellos mismos.
    NO SÉ si quien subió a Youtube esa grabación se lo pensó antes de dañar irreversiblemente la imagen de un profesional de la enseñanza de reconocido prestigio en su campo.
    NO SÉ de qué modo se puede evitar que una grabación como ésa, que atenta contra la dignidad de una persona, lleve días circulando libremente por Internet como un virus dañino y terriblemente infeccioso.
    NO SÉ por qué demonios las leyes españolas impiden un castigo realmente ejemplar a los menores que han cometido esta tropelía.
    TAMPOCO SÉ (¡hay tantas cosas que desconozco!) por qué se permite que estos vídeos denominados virales puedan ser comentados por un coro de voces irresponsables dispuestas a hacer en este caso cualquier crítica, muchas veces plagada de faltas ortográficas, tanto a los responsables de la grabación como incluso al propio profesor, destacando su incompetencia para manejar aquel grupo de niñitos.
    La verdad es que a estas alturas uno ya no entiende nada.
    Se ha hablado mucho de que aún no hemos tocado fondo en la crisis de la educación en este país, pero nunca se ha señalado cuál es ese fondo.
    Yo creo que, si existe, ese fondo está presente en el vídeo mencionado: en la actitud salvaje y acosadora de esos alumnos, que no respetan la autoridad del profesor; en la impotencia del docente, amargado por no poder enseñar toda su verdad; en los comentarios ruidosos del coro mediático, dispuesto en todo momento a hacer leña del árbol caído y a malinterpretar, en unos segundos de imágenes, la actitud de un profesional competente a lo largo de toda una larga etapa laboral; en el morbo de los miles de espectadores del vídeo, quienes se ríen del sufrimiento de un funcionario, sufrimiento que es muestra palpable de la impotencia de muchos ante la cínica, impune y desalmada actuación de muchos jóvenes de hoy...
    NO SÉ muchas cosas de este feo asunto, pero sí al menos una: HASTA QUE ESE VÍDEO NO DEJE DE CIRCULAR el daño que está causando a la imagen de ese profesor y a la de todo el cuerpo docente de este país será infinito. Sólo entonces habremos empezado a salir del fondo al que hemos llegado ya con esas imágenes lastimosas, sólo entonces podremos hablar de una auténtica regeneración moral de la figura del profesor en la enseñanza secundaria de este país.

No hay comentarios:

Buscar este blog

Archivo del blog