Entradas

LA ÚLTIMA TARDE

Imagen
         El abuelo se afeita mientras escucha las últimas noticias de lejanos conflictos; su hija contempla en la terraza, al caer la tarde, las nubes arreboladas del crepúsculo; la adolescente de la familia edita los últimos selfis y vídeos del verano en la azotea con la playa de fondo y sus hermanos pequeños, ajenos aún al castigo del tiempo, juegan y juegan y vuelven a jugar.      Empieza a hacer frío. En la terraza surgen y decaen conversaciones de los cuñados, palabras que vuelan y desaparecen como moscas perezosas. Un pellizco en el estómago señala que los días de vacaciones se terminan irremisiblemente, en una lenta condena de horas que empiezan a doler.      En la mesa del salón, los papeles del periódico agitan al viento sus envejecidas noticias entintadas.      Faltan por siempre las tías abuelas, que a esas alturas habrían dicho más de una vez sus frases del final del verano (“ya hay menos coches”, “la ropa no seca igual”...).      Las voces del cercano hotel van acallándose

AZARES DE LOS AGUJEROS DE GUSANO (MICRORRELATO)

Imagen
     Había quedado con aquella mujer en una esquina muy conocida de la ciudad, justo en la puerta de la iglesia de San Benito de Nursia.     No estaba muy convencido de querer quererla. La había conocido de una manera frívola en una terraza veraniega junto al río. No era guapa ni fea, agradable ni desagradable. Sin embargo, había en ella un encanto que lo atraía poderosamente.     Ella tardaba. Los minutos pasaban y no aparecía. Él empezó a pensar en sus anteriores conquistas de donjuán hispalense, de ninguna de las cuales tenía buenos recuerdos.     El tiempo pasaba y sus oportunidades para formar una familia eran cada vez más dificultosas. Pensaba, en aquella espera, en sentar la cabeza de una vez por todas, quizás con aquella mujer, pero ella seguía sin aparecer. ¡Cuánto tardan siempre las mujeres!     Pasó media hora. Estaba a punto de irse después de una eterna espera cuando se fijó, en la otra ribera de la avenida Montoto, en una anciana que cruzaba hasta donde él estaba.     -¿M

PALABRAS DE VIENTO (MICRORRELATO)

Imagen
   En el caravasar, una lejana noche de hace siglos, unos mercaderes devoran la escasa comida. El desierto aúlla con lastimero quejido. Al fondo de la escena, beben con ansia los camellos.    De pronto, un recién llegado se coloca en medio del círculo de viajeros. Habla una lengua extraña pero reconocible. Cuenta una historia, la de un hombre que, en la soledad de un extraño aposento, escribe en una máquina unas palabras: "En el caravasar, una lejana noche de hace siglos..."    A lo lejos, el desierto aúlla con suspiros eternos. Confortan a todos, del polvo y del camino, bellas palabras hechas de viento.

DESPEDIDA (MICRORRELATO)

Imagen
     En la calle, el chiar de los vencejos anuncia el nuevo día. Te asomas a la ventana y luego te sientas en la silla con dificultad.    Es tu último día en aquella casa. Las maletas con los restos de toda una vida permanecen mudas en el recibidor. Pronto vendrán de la residencia a buscarte. En apenas unos minutos aquellas paredes dejarán de proteger tu corazón y te sentirás desvalida.    Ha llegado la hora del último saludo en aquel escenario. Te asomas por última vez a la ventana. Llaman al  telefonillo. Pasan los segundos pero no te mueves del sitio. Vuelve a sonar el timbre. Una lágrima huidiza baja por tu rostro. Allá a lo lejos, en la otra orilla de la calle, un hombre te saluda desde otra ventana. Crees ver en aquella luz, en aquel piar de los pájaros de abril, imágenes eternas de mañanas felices.    Cuando cierras la puerta, las maletas apenas pesan.

LA BIBLIOTECARIA

Imagen
 No sabía apenas nadie del pueblo nada de ella. Había llegado una fría tarde de otoño de hacía unos años desde la lejana estación.  Era hermosa, de una belleza misteriosa, casi celestial. Pasaba sus manos por los viejos libros con un amor y una delicadeza maravillosos.    Los hombres tardaron en descubrirla, pues ella apenas se hacía notar. Muchos empezaron a peregrinar hasta la colina de la biblioteca solitaria en busca de su mirada, pero la joven solo parecía tener ojos para aquellos volúmenes antiguos que nadie leía ya. La tildaron de loca, la olvidaron...    Pasaron los lustros. Ella envejeció. Un buen día, mientras leía con delectación un antiguo poema de amor, entró por la puerta un joven que se puso de rodillas y le recitó lentamente, de memoria, como si las palabras brotasen de su alma, los versos de la antigua declaración que ella aún tenía entre los dedos.    -Ven -dijo al terminar-, nos espera en la estación el tren...    El cielo guarda sus brillantes galas para los mejores

¿USTEDES "SABÉIS" PARA QUÉ SIRVE UN FILÓLOGO?

Imagen
    GRAN DUQUESA: ¡Oh, pobre señora Yakushova!, estamos hablando en charada: debe de preguntarse de qué se trata. NINOTCHKA: Nada de eso. Lo entiendo muy bien: el conde le regaló un perro. Lo ha dicho muy claro, señora. GRAN DUQUESA: ¡Oh, Dios mío!, estoy perdiendo mi distinción. Si no voy con cuidado, me entenderá cualquiera.   Ernst Lubitsch: Ninotchka (1939).   A mi antiguo alumno Luque, futuro profesor mágico        Hace unos días me dio por ordenar mi trastero, lo cual viene a ser algo parecido a la experiencia de un astronauta que atraviesa la singularidad de un agujero de gusano.      Actividades como esa son peligrosas porque, aparte de convertir todos los átomos de tu cuerpo en una sola onda,   pueden aumentar en tus vías químicas neuronales los niveles de melancolía por el pasado perdido.      Allí se encuentra uno de todo: viejas agendas, herramientas que hace años que no usa (pero que se guardan por si acaso se fueran a usar algún milenio de estos),

EL AUXILIO SOCIAL

Imagen
         Durante varios años he llevado a mi hija al colegio en taxi un día en semana.       No sé, querido lector, si sabe que tengo el carné de conducir caducado desde hace años porque odio profundamente tener que guiar un vehículo.      De modo que, en cumplimiento de mi obligación paterna, he tenido que llevar a mi hija a su colegio (situado en zona de los dominios del Real Betis Balompié) durante varios años en múltiples taxis.      Por tanto, tengo muchas anécdotas que contar de todos esos desplazamientos. Por ejemplo, una de ellas está relacionada con la presentación de mi segundo libro en papel, El profesor sevillano y otros cuentos . Tuvo lugar el 25 de octubre de 2012. Fue una tarde de mucha lluvia, tanta que las sillas del salón de actos del Colegio de Enfermería de Sevilla apenas estaban ocupadas por familiares y amigos muy cercanos. Al salir a la calle, continuaba el pertinaz aguacero. Los supervivientes fuimos a resguardarnos a un bar cercano, donde siguió la conversación